De cómo una gripe me enseñó mis errores como emprendedora

El jueves anterior ocurrió algo que jamás se había dado en el blog: no había una nueva publicación. Esta semana pasada fallaba en mi post semanal.

¿El motivo?

 

Un virus muy chungo que me dejó noqueda varios días. La Covita caía a la lona (y créeme cuando te digo que desde el suelo, todo el mundo me daba muchas vueltas).

Las pérfidas bacterias me habían acorralado contra las cuerdas y había hincado la rodilla, pero la Covita nunca se rinde y siempre vuelve a ponerse en pie.​

Y vaya si volví.

Regresé al mundo de los vivos con una idea metida en la cabeza: “por este camino vas mal”.​

 

¿Hizo un virus que viese la luz?

¿Me enseñó una bacteria cuál era el camino hasta el éxito?

Tendrás que seguir leyendo para descubrirlo

emprender

La situación era la siguiente, la gripe me había tumbado casi una semana. Aún encontrándome mal fui capaz de terminar los trabajos que tenía pendientes. Hasta ahí todo bien.

Me había recuperado y había conseguido entregar el trabajo indispensable… pero, y si los viruses me llegan a dejar fuera de combate del todo, ¿qué hubiese ocurrido? ​

 

Una semana menos de trabajo, o lo que es lo mismo, un 25% menos de ingresos ese mes.

Me quede un poco “lela” cuando llegué a esa reflexión, creo que si me hubieses pasado la mano por los ojos, ni hubiese reaccionado.

Un virus me va a quitar una cuarta parte de los ingresos de un mes. ¡¡Ni que yo fuese rica!!

En ese momento tuve una regresión. Al igual que en las pelis, muchas frases de muchos post leídos tiempos atrás empezaron a venirme a la cabeza:

“Antes o después te conviertes en un esclavo de ti mismo”

“Hay que crear productos”​

“No pongas todos los huevos en la misma cesta”

“Diversifica tú línea de ingresos”

Photo credit: kev-shine via Foter.com / CC BY

Vale, stop regresión que ya lo entendí.

 

En ese momento me dije: “¡Reunión urgente de toda la junta directiva. Estamos en crisis!”

gritaPhoto credit: Ben Cumming via Foter.com / CC BY-SA

Cuando me di cuenta de que toda mi junta directiva se reducía a mí misma y que iba a tener que ser yo la que saliese de ese atolladero… … …me escondí debajo de la cama.

¡¡Qué noooo!! Si es que te lo crees todo.

Me puse en modo “conmigo misma” y en plan interrogatorio. Con foco directo a los ojos incluido (como no tengo junta directiva, no había poli bueno y poli malo).

 

Pregunta 1. Si has leído hasta la saciedad lo de que todos los huevos no pueden estar en la misma cesta, por qué tú te empecinas en hacerlo.

Esto me llevó unos minutos de autoreflexión. Covita contra Covita.

Sí, claro que me sé toda la teoría. He leído muchísimo sobre infoproductos, sobre la importancia de diversificar los ingresos, que solo vendiendo servicios llega un momento que colapsas, que si te falla algo te queda lo otro…

Entonces, ¿cuál es el problema?

Después de un buen rato de analizar la existencia de mi vida, para qué estamos en este mundo y si fue antes el huevo o la gallina, llegué a las siguiente conclusiones.

No tenía un problema, sino dos.

Por un lado, poseo una “mentalidad sueldista​”; y por otro, la percepción errónea de que “ahora no puedo vender productos”.

Mentalidad sueldista

Mi objetivo hasta el momento ha sido conseguir vivir de mis servicios, de mi trabajo como redactora web.​

 

Me había focalizado en conseguir mi sueldo de superviviente.

“Pero Cova, eso no está mal, ¿no?”

 

Inciso breve. Pincha aquí

Si te estás preguntando si hablo sola te dire que sí. Sobre todo cuando también me doy alguna autocolleja de efecto sedante.

Es lo que tiene no tener junta directiva, las collejas me las tengo que dar a mí misma.

No está mal, pero no es suficiente.

Siendo sincera, creo que el problema ha sido de mentalidad. Creo que todavía tenía aplicado en mi mente el modo: “cobro un sueldo y estoy tranquila”. Al igual que cuando tra​bajas por cuenta ajena.

Me explico.

Estaba reproduciendo el mismo comportamiento que cuando trabajaba para una empresa. ¿Qué tengo que hacer para ganar mi sueldo? Crear un blog, hacer networking, llevar mis redes sociales, etc.

Con la diferencia de que el sueldo me lo pagarían mis clientes.

 

¿Cuándo es el momento en que se rompe esa mentalidad y comienzas a emprender?

​Cuando te das cuenta que esto es un negocio. Por así decirlo, hay que tener una mentalidad de empresa.

Yo me he obcecado en el “sueldo” y no me daba cuenta de que para que mi negocio funcione debo tener una visión mucho más global.

El árbol no me dejaba ver el bosque.

“Todavía no puedo vender”

Cuando abrí el blog recuerdo que pensé: “Tú qué vas a vender, tú por ahora solo te puedes dedicar a los servicios”.

Al final, no hay cosa mejor para limitarse que uno mismo.

De nuevo, con el foco contra los ojos, empezó el interrogatorio.

Pregunta 2. ¿Por qué tú no puedes crear un infoproducto?

 

Si no sabes qué es un infoproducto. Pincha aquí

Se denomina infoproducto a productos de naturaleza digital.

Ejemplos: ebooks, webinars, cursos, podcasts, mentorings, pertenencia a grupos exclusivos, aplicaciones para móvil, software, plantillas…

¿Cuál es el gran beneficio de esto?

Creado uno, creados todos: de uno salen miles de copia sin generar más gastos

Distribución más sencilla: tan fácil como ponerlo en tu blog y añadir el botón de paypal.

No hay horarios comerciales: tu tienda está abierta 365 días al año y 24 horas al día.

Conclusión: solo te tienes que centrar en crear el primero*.

* Ojo que esto es una simplificación. La venta de un producto (digital o no) siempre implica unas garantías y un servicio de atención postventa.

La verdad es que dicho así tan de golpe, no encontré objeción. Mi profesión es escribir, por tanto, debo tener las capacidades suficientes para crear un ebook.

He trabajado en televisión y he sido profesora, ¿no podría hacer un webinar o un podcast? Quizás un curso…

Entonces, al final, ¿cuál es el problema?

 

El miedo a hacerlo mal.

Hay que dejar clara una cuestión antes, tener la capacidad de crear infoproductos no significa que vayan a ser buenos, que vayan a encantar a la gente y que me vaya a forrar de buenas a primeras.

Para nada.

Lo más seguro es que si creo un producto ahora no venda nada. Pero habré dado unos pasos muy importantes:

 

Habré investigado las necesidades de mi audiencia.

 

Habré planteado un producto para darles solución.

 

Y lo más importante, lo habré hecho.

Es posible que me estampe, pero aprenderé de mis errores, lo que hará que el siguiente producto sea mejor.

También, se cernía otra realidad: vender.

 

Vender me incomoda.

¿Tengo la credibilidad necesaria como para crear un producto y venderlo?

¿No pensarán que soy muy osada o que “vendo humo”?

Me pasó algo parecido cuando empecé con el blog. Todo eran dudas, quÉ pensarán de tal y qué pensarán de cual.

Recordé un post que leí justo antes de lanzar el blog. No recuerdo ni el autor, ni donde fue, así que no puedo citarlo, pero la idea principal era esta:

 

Muchas veces no se trata de lo qué cuentas (qué tema no está explicado unos cientos millones de veces), sino de cómo lo cuentas.

El autor insistía mucho en esa idea, en que a veces el valor no está en el qué, sino en el cómo. Por ejemplo, en que tu persona inspire más confianza, tu manera de explicarte, tu cercanía…

Y ahí acababa mi primera reunión con la junta directiva de Covita.

 

Decir que acabé exhausta, es decir poco.

Photo credit: jadamsowers.net via Foter.com / CC BY-NC-SA

Y qué opináis tú…

Después de ese momento de lucha interior y de tener un buen saco de conclusiones, mi primer impulso fue contárselo a todo el mundo: explicar mi razonamiento y constrastar opiniones.

Para ello, en la newsletter de la semana pasada pedí opiniones y experiencias con las que poder dar otro punto de vista a este post.

 

Sé perfectamente la importancia de diversificar las fuente de ingresos, y que centrarse únicamente en vender servicios es una equivocación.

Pero sinceramente, creo que los que estamos empezando necesitamos rodar primero en esto de la imagen digital para conocer tanto a nuestros lectores como a nosotros mismos. Veo el blogging como un proceso de autopercepción, como la forma de explorar nuestros verdaderos intereses y ponernos al límite (obligándonos a publicar sí o sí con periocidad y constancia) hasta ver realmente qué temática nos hace sudar con una sonrisa en la boca.

Creo que hay que empezar la casa por los cimientos, y que la evolución es necesaria. Por mucha teoría que leamos en otros blogs, el nuestro tiene que vivir su propia transformación al ritmo que consigamos darle.

Con esto quiero decir que está muy bien que tengamos en mente lanzar infoproductos y no vender únicamente tiempo, que es lo que hacemos ofreciendo servicios, pero… ¿QUÉ haces y para QUIÉN lo escribes? Podrías hablar de tanto… Que no sabes en realidad qué es lo que te puede llegar a pedir tu público. Sin público, no pueden existir infoproductos.

A veces en nuestra cabeza los tiempos corren más deprisa de lo que en realidad pasa… ¿Es posible lanzar un infoproducto sin tener una comunidad de lectores previa…? Esa sería la pregunta clave.

A Lúa la puedes encontrar en www.lualouro.com

Lúa Louro Diseñadora

Aquí Lúa toca dos temas muy importantes. El primero es que antes de lanzar un infoproducto debemos tener claro quiénes somos y quién es nuestro público.

100% de acuerdo.

En mi opinión, para cualquier negocio lo primero es saber definir nuestra marca personal y a quiénes nos dirijimos: el buyer persona. De hecho, si alguien me dijese: “Cova, por dónde empiezo”, le recomendaría que por ahí. Sin duda.

Definir a tu público objetivo es como caminar con brújula por la jungla. El camino es difícil pero sabemos hacia donde tenemos que ir.

“Yo todavía no tengo mi buyer persona”

 

No es un proceso sencillo ya que conlleva un trabajo de investigación y de empatía, pero debes hacerlo ya. Y ya, es ya. En este post, te explico cómo hacerlo paso a paso (y con plantillas para descargar):

“Cómo convertí a un lector invisible en mi buyer persona”

Otra cuestión es la última pregunta que plantea Lúa: ¿Es posible lanzar un infoproducto sin tener una comunidad de lectores previa…?

Yo aquí señalaría dos cuestiones:

1. El concepto “comunidad” que introducido Lúa para mí es muy importante. Desde el principio, tenía muy claro que quería crear una comunidad, un vínculo con los lectores y suscriptores.

2. El número de visitas que necesitas para poder vender.

En el primer punto se refiere más a la calidad y el segundo a la cantidad. Yo creo que aunque tengas pocas visitas, si te estás esforzando en crear una comunidad hay más opciones de vender.

En relación al segundo, en un post Franck Scipion habla del concepto: audiencia mínima viable (unas 100/150 visitas diarias). En él también habla de conceptos que hemos tocado ya: la importancia de definir a tu audiencia y que el tráfico que atraigas sea cualificado.

 

Para emprender un negocio en internet siempre recomiendo estrategias que me permitan conseguir varios objetivos al mismo tiempo.

Eso es lo que diferencia un buen jugador de ajedrez del resto. Los jugadores normales mueven las piezas con una finalidad: amenazar al contrario o defender la posición. Pero los jugadores excelentes, con un sólo movimiento, consiguen las dos metas a la vez.

¿Quieres vivir de los servicios? Necesitarás posicionarte como experta. Y qué mejor forma hay de demostrar “expertise” que escribiendo un libro. Nada te impide vender ese libro para tener una fuente extra de ingresos.

Te oigo desde aquí… “pero Carlos, yo lo que quiero es crear un blog para vivir de internet”. El blog se nutre de entradas, que convenientemente recopiladas y maquetadas con gusto pueden generar un atractivo libro en pdf. Libro que puedes vender por la red siguiendo los consejos de Gastre​ en esta super-guía publicada en el blog de Dean Romero.

Fíjate que has matado tres o cuatro pájaros de un tiro. Primero has abierto un blog con el que podrías monetizar por publicidad y que te posiciona como experta.

Además, mientras vas publicando entradas, el libro se escribe solo. Y ese libro, que te posiciona como más-experta-todavía, puedes venderlo por internet generando otra fuente de ingresos. Ah, se me olvidaba… Aún puedes vender tus servicios online como tenías pensado al principio.

Por cierto Cova. Me han dicho que sabes algo de publicar vídeos en youtube… A partir de esto y esto, seguro que has pensado crear un video-curso a la vez que alimentas tu canal de Youtube (lo admito, me he enterado porque estoy suscrito a tu newsletter).

A ver si lo expreso bien… Si necesitase contratar a una experta en redacción de contenidos y encontrase a una persona que tiene un blog y un canal de youtube con miles de seguidores, con un libro publicado y que es profesora de un curso, no me lo pensaría mucho en trabajar con ella.

Todos estos elementos (blog, canal youtube, libro y curso) proyectan un valor enorme y te convierten en la-mega-experta-del-nicho-con-la-que-everybody-quiere-trabajar.

Y por el camino nos hemos encontrado una pareja blog-canal de youtube que pueden monetizar por publicidad; y dos infoproductos, libro y curso, que se venden en tu tienda virtual. Eso por si te pones enferma, para que no sufras también por tu salud financiera.

Lo último que digo. La pregunta no es si se puede vivir solo de los servicios. La pregunta es: ¿Pero cómo es que vives solo de los servicios (alma de cántaro)?

Me despido con una hermosa metáfora: “Si plantas una semilla y muere, te quedas sin árbol. Si diversificas plantando todas las semillas que puedas, aunque alguna muera, tendrás un hermoso jardín.”

Podéis encontrar a Carlos en www.emprendedoresminimalistas.com

Carlos Rodríguez Blogger

Carlos introduce unas cuantas ideas más:

1. Los infoproductos te ayudan a posicionarte como experto en tu nicho.

2. Generar infoproductos más facilmente ayudándonos con los contenidos del blog.

3. ¿Pero cómo es que vives solo de los servicios (alma de cántaro)?

No puedo empezar de otra manera: me ha encantado lo de “alma de cántaro”. Es una expresión que uso mucho.

La verdad es que además de generar ingresos, crear infoproductos tiene otros beneficios como el que favorece el posicionarse como experto. También 100% de acuerdo.

Y sí, claro que he pensado el aprovechar los contenidos del blog para crear infoproductos. De hecho, los post también son nuestro termómetro para medir lo que funciona y lo que no.

Hay una frase que Scipion dijo en el Tribucamp y me pareció una locura: “en 7 días se puede crear un infoproducto”. En 7 días.

 

Ahí es nada, ya no nos queda ni la excusa del tiempo, pero de productividad hablamos otro día 😀

Por último, la idea que abrió este post, los infoproductos ayudan generar otras líneas de ingresos que complementen a la venta de tiempo.

Desde luego, esa idea es incontestable y viene a reforzar un poco lo que yo hablaba del cambio de mentalidad. La pregunta vuelve a ser, ¿es mejor esperar a tener algo más de experiencia, de audiencia…?

Conclusiones

Mis reflexiones esta semana me llevan a pensar que es importante desde un primer momento que planteemos una estrategia con varias líneas de generar ingresos. No quiero decir con esto que haya que empezar con todas, pero sí tenerlas planteadas.

Luego, la realidad es que no solo se trata de crear el infoproducto. Antes hay que generar una audiencia, crear una relación con ella, trabajar las distintas fases que sufre un lector antes de poder convertirse en cliente…

Y como no, todo esto no serviría de nada si no les dedicamos tiempo. En mi caso, voy a intentar asignar, por lo menos, u​na tarde a la semana a trabajar todos estos aspectos.

Si somos conscientes de que todas las semanas hay que publicar un post, trabajar las redes sociales, contestar emails, trabajar (como no), por qué no deberíamos buscar un espacio de tiempo específico a trabajar nuestro negocio.

 

Y ya para acabar, volver a dar las gracias a Lúa y a Carlos por participar en el post y dar su opinión. No dejéis de visitar sus blogs, son unos cracks.

Y ahora sí, como siempre, os toca a vosotros continuar el debate.

¿Cómo lo harías tú: empezar solo con servicios e ir evolucionando a crear infoproductos… o empezar desde el principio con una estrategia en el que se incluyan los dos?

¿Crees que hay que esperar a tener unas determinadas visitas o audiencia para poder lanzar infoproductos?

😁

P.D: Si alguien quiere formar parte de la junta directiva de Covita, solo tiene que decirlo.

Copywriter y redactora web que ayuda a emprendedores digitales a conseguir más ventas y visitas.

Desde mis inicios como redactora he tenido un romance con Google que dura a día de hoy y que te cuento en mi curso gratuito SEOvitamina tus post antiguos.

No podría vivir sin libros, aunque también me encantan los cómics. De corazón rockero y comilona a no parar. Más de calle que las aceras. Si quieres saber más de mí (y de la Covita), pulsa aquí.

  • Me ha encantado el artículo. Está super-bien planteado… Y, ojo, no lo digo porque salga mi humilde personita. 😉

    Pero para que haya debate, os voy a llevar un poco la contraria. Creo que es importante sacar un infoproducto lo antes posible. A partir de ahí podrás estudiar a tu buyer-persona.

    Si no lo haces así corres el riesgo de enfocarte hacia tu reader-persona en lugar de hacia los buyer (y de los like y +1 no se pagan las facturas).

    La idea es seguir la metodología Lean Startup pero enfocada a un negocio unipersonal por internet. Lo que se pretende es poner en el mercado un producto viable lo antes posible para hacerlo evolucionar (o crear otro si hace falta) estudiando a los compradores.

    Un abrazo

    • Hola Carlos!!

      Muchas gracias a ti por participar en él.Tanto Lúa como tú habéis aportado un montón de valor al post.

      Vamos con tu comentario. Entonces, lo que planteas es crear un infoproducto, por así decirlo “a ciegas” y gracias a la experiencia con él, ir definiendo el buyer persona… Pues te sigo el debate. Puede ser interesante, pero seguimos teniendo el problema de la audiencia. Si no tenemos visitas, ¿cómo distribuimos el producto? No llegaría ni a nuestros posibles buyer, ni a nadie. ¿Lo crearías aún sin tener visitas y ya cuando lleguen ver cómo funciona?

      Me ha dejado pensativa lo que has comentado del reader persona. De hecho, justo estos días estaba pensando en el buyer journey ya que creo que es difícil el saber trabajar las distintas etapas. Creo que es un problema que podemos tener todos los emprendedores y estaba pensando en crear un post justo de eso.

      ¡Seguimos debatiendo Carlos jajaja!

      Un abrazo!

      Cova

  • Muy buen post. Y que dos comentarios te han regalado. Que cracks Lua y Carlos.

    Te cuento un detalle sobre el tema. Sobre un infoproducto para generar ingresos y tener una comunidad. ¿Huevo o gallina que es antes? Lo que es antes se llama Globalizacion o Corrales Unidos 😀

    Si creas un producto de primer nivel, y lo que te falta es tu propia comunidad se trata de ofrecerlo a los bloggers “lideres” en visita/comunidad/audiencia y por un porcentaje de afiliacion, si el producto es bueno se lo ofrecerán a todo su Corral. Ahí tienes la respuesta.
    Cova: ¿que se te da bien? ¿Escribir?¿Editar? Pues haz algo grande, bueno y luego los que tienen Corral, ya lo enseñaran a sus gallinas, comparte el pienso y todos ganan.

    😉 Ojo que gallina, corral etc no es con animo ofensivo, solo metafórico de huevo-gallina.

    Un saludo muy grande y buen post, si señó

    • Hola Serjunco

      Claro que sí, Lúa y Carlos son unos pedazos de cracks y ambos han dado la clave con sus comentarios. Es que tengo unos suscriptores estupendos 😉

      Pues la verdad es que tienes razón, es otra idea de poder generar ingresos cuando todavía no tienes audiencia. Y te digo más, en el Tribucamp pusieron muchas veces el foco en que lo importante era crear un infoproducto muy bueno (bueno en el sentido que supla las necesidades de las personas) y que lo demás llegaría por sí solo.

      Jajaja, no te preocupes por las gallines, se ha entendido perfectamente que era una metáfora.

      Un saludazo

      Cova
      P.D: en cuanto pueda te contesto el email, pero copiada la idea.

  • Hola Cova! Me parece un super-post y una super-reflexión necesaria para muchas personas. A mí me ha ayudado muchísimo porque me siento muy identificado contigo. Hemos oído hablar y leído de lo mismo, de los “dichosos” infoproductos (dicho con cariño), pero cuando te lo planteas de verdad, es complicado. ¿De qué voy a hablar? ¿gustará? ¿Será muy básico? ¿Qué precio le pongo? ¿Lo comprarán o no servirá para nada?
    Siempre soy de las personas que dicen que quien no arriesga no gana, y aquí el beneficio puede ser mucho con un gran contenido y una gran fase de lanzamiento y arriesgarte será una cantidad de dinero más pequeña a la que puedes ganar y el tiempo.
    Así que yo te animo a hacerlo, seguro que hay lectores con un problema a resolver y que tú puedas solucionarlo con un infoproducto. No es fácil, pero lo conseguirás!
    Me ha gustado mucho el post!
    Encantado de participar por aquí
    Un saludo 🙂

    • Hola Vicent!

      Encantada de verte por aquí y muchas gracias por pararte a comentar. La verdad es que los dichosos infoproductos (también dicho con cariño jajaja) no son sencillos de hacer. A veces creo que damos por hecho que “como no conlleva dinero el hacerlos”, sino nuestro tiempo que son fáciles de hacer. Solo ya el hecho de detectar la necesidad ya es algo complicado.

      Pero si comparto lo que dices, hay mucho miedo irracional. Para avanzar hay que arriesgarse y aprender. Es lo que digo en el post,me recuerda mucho a la sensación de lanzar el blog. Qué sensación dará, se me verá creíble, seria, profesional, gustarán los post… Hay que tener paciencia que comomo se suele decir es la madre de la Ciencia y avanzar con calma. Mejorando cada día. Y con los infoproductos igual.

      Me alegra un montón que te haya gustado el post, seguro que nos leeremos más veces 😉

      Un saludazo

      Cova

  • ¿Te puedes creer que estoy en la misma fase que tú?

    La única diferencia es que yo no tuve la revelación durante una gripe (¡toco madera para seguir sin tener una!), pero sí tuve mis revelaciones durante las dos últimas semanas mientras veía que el blog estaba lejos de ser monetizado.

    En mi caso particular, creo que voy a lanzarme ya a crear infoproductos y servicios. Al fin y al cabo, ya tengo un par de clientes a los que presto servicios de Marketing fuera del blog, por lo que solo restaría ampliar mis servicios al gran público. Pero lo que más me inquieta es el infoproducto que vaya a ofrecer.

    Mi idea era no ofrecerlo antes de los 1000 suscriptores, pero a este ritmo quedan como poco 2 o 3 meses para alcanzar esa cifra. Me da que voy a tener que arriesgar y lanzarme al vacío sin paracaídas. En el peor de los casos, sólo habré perdido tiempo de trabajo. Y como esa sensación la tengo cada vez que doy un bandazo con mi estrategia del blog… ¡Pues no creo que pierda mucho!

    Un abrazo, Cova. Me ha encantado el artículo. Me he sentido súper identificado 🙂

    • Hola Eduardo

      ¡Muchas gracias por pasarte! Jajajaja la verdad es que creo que somos muchos los que nos encontramos en este momento. Infoproductos sí, infoproductos no… Estamos deshojando la margarita.

      ¿1000 suscriptores? Eduardo, yo estoy lejísimos de esa cifra. He estado buscando un post de Scipion (lo que pasa que ahora no lo localizo) en el que empieza hacer cálculos de ventas e ingresos poniéndose en el peor de los casos. De hecho, creo que incluso hablaba de blogs con unas 30 visitas diarias. Al final, con el sistema que él proponía, solo con que hicieses una venta o dos ya compensaba. Tengo que seguir buscándolo.

      Ahora que estoy viendo las opiniones de todos, cada vez me afianzo más que lo importante es localizar la necesidad, empezar, y luego ir mejorando.

      Me alegra un montón que te haya gustado 🙂

      Un saludazo y ánimo con ese retazo que te has marcado.

      Cova

  • Amiga Cova!

    Me ha encantado el artículo, en las primeras partes me he reído mucho porque realmente tienes gracia jodia,

    Mira, te doy mi breve opinión:

    No hace falta tener la situación “perfecta” (un super blog con miles de visitas y audiencia) para comenzar a vender tu primer infoproducto,

    Del mismo modo que no hace falta el mejor coche del mundo para conducir, ni el mejor ordenador del mundo para escribir un post,

    Equivócate pronto y barato, lanza tu primer ebook / curso o lo que sea y aprende de los aciertos y de los golpes y errores también, es una cuestión mental,

    Y si alguna vez alguien te dice “que vendes humo” por sacar algo “tan pronto” le dices que vaya a hablar conmigo, que le enseño parte de tu trabajo como redactora y se caen muertos más de uno y más de dos,

    Un abrazo!

    Pd. tienes que cambiar con Css ya el color del texto de los comentarios, no se ve nada, creo que fomenta que haya menos

    • Eso es Dean.
      Habla la experiencia y un “gallo” con 7.500 gallinas dispuestas a la delicatessen que les presente. 😉 😉

      • Hola Serjunco

        La verdad es que Dean es un caso especial. La audiencia que tiene es impresionante, no por el número de visitas que como es lógico es una pasada, sino por todo lo que aportan. En pocos blogs puedes ver comentarios tan largos y en los que se aporte tanto valor. Pero bueno, no sé cuantos bloggers dedicarán el tiempo que él dedica a sus lectores. Es un auténtico crack.

        Un saludo!

        Cova

    • Vaya, vaya, señor Romero, que bueno verle por aquí 🙂

      Me quedo con tu frase de “equivócate pronto y barato” y “aprende rápido” añadiría yo. Puede convertirse en una buena máxima emprendedora.

      Jajajaja, ¡¡Muchas gracias!! Vas a hacer que me emocione, pero bueno creo que también tener dudas y superarlas es parte del proceso. Pero que conste que me guardo el ofrecimiento.

      Muchas gracias por pasarte Dean, de verdad.

      Un abrazote

      P.D: ¡Oído cocina!

  • Completamente de acuerdo contigo Cova. La estrategia es a) localizar la necesidad, b) empezar y c) ir mejorando. Y añado otra cosa, si en el camino te encuentras un nicho más prometedor, o la posibilidad de hacer otro infoproducto mejor, pues a por él. No tiene sentido atarse a la idea original si tienes otra mejor.

    Por otra parte, la única forma de mejorar en algo es con la práctica. Leyendo tutoriales hay un límite para el aprendizaje. Si no te lanzas a hacer un vídeo no sabrás nunca dónde están las dificultades reales.

    En mi caso, hasta que no empecé a hacer mis propios vídeos no supe que lo más importante para lograr resultados profesionales es el sonido. Un mal sonido te puede arruinar muchas horas de trabajo.

    • Hola de nuevo Carlos

      Sí, hay que lanzarse. Todos nos ponemos muchas barreras mentales para lanzarnos: “cuando tengo esto”, “cuando consiga tanto” Leyendo para escribir este post descubrí una frase “emprender y fracasar van de la mano”. Ojo, no en el sentido de que emprender es fracaso seguro, sino que debemos interiorizar el fracaso de otra manera, como algo mucho más normal y cotidiano.

      Para que un fracaso es un drama cuando no deja de ser otro paso más para conseguir el éxito. Yo misma lancé el blog no gustándome un montón de cuestiones y poco a poco voy mejorando. Esto es así.

      Un saludazo!

      Cova

  • Hola Cova,

    aunque sea Domingo no podía dejar pasar la ocasión de dejarte mi comentario en un tema que nos afecta sobre todo a tí, a mí y a otros compañeros que estamos empezando.

    Muchas veces esos momentos en los que vemos la luz en ese largo tunel (aunque sea debido a la gripe) es cuando se nos despierta un sentimiento que de otro modo nos mantendría lelos, como bien dices.

    La responsabilidad que nos imponemos muchas veces nos bloquea, y eso nos lleva a dejar de avanzar perdiendo un tiempo precioso.

    Es una especie de miedo a fallar o al pensar qué es lo que pasará si lo que ofrezco no le gusta al cliente.

    Creo que ese es uno de los retos a los que tendremos que hacer frente. Dejar la procrastinación a un lado, ponerse en pie y caminar hacia delante.

    • Hola Robert

      La verdad es que hemos hablado unas cuantas veces de este tema. Sí, yo creo que muchas veces el miedo a fallar nos hace tomar decisiones erróneas. Es lo que ponía en otro comentario, vemos el fracaso como un drama, como si porque un proyecto no saliese bien fuésemos ya a cerrar. Una de las claves está en lo que ha dicho Dean “equivócate pronto y barato” 🙂

      ¡Habrá que ponersemanos a la obra! jajajaja

      Un abrazo Robert y gracias por pasarte

      Cova

  • Hola Cova,
    Me ha encantado tu post !!
    En lo poco que te conozco desde tus inicios de tu blog , sinceramente creo que conseguirás hacer algo grande.
    Ya se vender infoproductos u tus servicios como profesional por que tu lo vales.

    Yo como sabes estoy subido en un “carro” que intento aprender a manejar !! pero creo que con paciencia y con dedicación conseguiré llegar a la meta final.

    Estoy seguro que lo conseguiras !! Como siempre, te repetiré una vez más: Me gusta tu estilo.

    Un gran abrazo

    Miguel

    • Hola Miguel

      Wow mucha gracias por todos esos ánimos y esa confianza que tienes en mis posibilidades : ) Se agradece un montón.

      Ya verás como tu carro-proyecto arranca. El principio es lo más difícil, parece que nos faltan 50.000 cosas pero luego no es tanto. Hay que ir mejorando sobre la marcha. Dentro de muy poco ya estarás liado con las visitas, servicios y demás. Ya verás como sí.

      Un saludo muy fuerte y de nuevo gracias

      Cova

  • Bea

    ¡Hola Covita!
    Lo primero desearte que ya estés mejor. Yo también caí a la lona y, como no, en Semana Santa. ¿Por qué iba a ponerme mala en otro momento si puedo hacerlo en vacaciones? En fin, el día que me eche a la cara al tal Murphy se va a enterar, jejeje!!

    La cuestión, para mí, ya no es tanto si lanzas un infoproducto en un determinado momento dándose unas determinadas circunstancias.
    Verás, estamos demasiado acostumbrados a ponernos metas muy altas (y quizá esas metas escondan un miedo atroz a no triunfar como lo imaginamos. Una excusa para no lanzarnos a la piscina) Y tendemos a idealizar algunas cosas…
    ¿Qué pasa con la formación? Tendemos a pensar que cuanto más caro es un curso mejor será y que, cuantos más cursos tenemos, más inteligentes y válidos parecemos. Es la llamada “titulitis”. Por desgracia, muchos de esos cursos te enseñan muy poco y es un copypasteo de aquí y de allá.

    Con los infoproductos pasa igual: tendemos a pensar que debemos alcanzar una posición muy alta para “permitirnos” el lujo de lanzar nuestro propio proyecto. Es lo que yo llamo la “influenceritis”
    Dime, ¿crees que una persona (llámala X) lanzó su infoproducto una vez alcanzada una posición ventajosa o, por el contrario, llegó a ella gracias a que comenzó a monetizar su blog? Dejémonos de comparaciones porque muchas veces lo único que hacen es bloquearnos. Aparta la idea de “cuando llegue a” lo hago. ¿Y si no llegas nunca porque nunca te has lanzado?
    Estoy totalmente de acuerdo con Dean. Equivócate ahora, pronto y barato. Y aprende, aprende mucho Cova. Porque de los errores se aprende más que de los aciertos. Y, ¿sabes una cosa? El que tenga cojones a poner una sola pega que me demuestre qué ha hecho él/ella para criticar de esa manera. Que demuestre su valentía y que intente hacer algo parecido.

    Como te decía al principio, no le daría tanta importancia a si lanzarlo o no en un determinado momento, sino si voy a tener los recursos suficientes para realizar el proyecto de principio a fin. Por ejemplo, si ofreces un curso (no el típico de lecciones que se envían automáticamente por mail) en el que montas toda una plataforma para los alumnos: insignias, dudas, exámenes… ¿podrás atender a todas las dudas?, ¿corregir exámenes o evaluar prácticas?

    Es normal que tengas dudas (lo estaré haciendo bien, mal, regular… será bueno, malo, horrible…) Pero de lo que yo no dudo en ningún momento es que, lances lo que lances será excepcional. Los profesionales como tú sólo pueden hacer bien las cosas. Y al que no le guste que lo intente hacer por su cuenta, a ver qué sale, jajaja!!

    Te animo a que lo hagas. Cierto es que invertirás mucho tiempo (algo que no está nada valorado), pero seguro que saldrá algo bueno. Y, sino, algo aprenderás de la experiencia.

    No me lío más, que se me caen los párpados, jejeje!!

    Un abrazo Cova!!

    • Hola Bea

      Lo has clavado. Sencillamente, no se puede explicar mejor.

      De primeras, soy una persona que tiendo a idealizar demasiado. Por así decirlo, suelo tener que estar bajando de las nubes cada poco (alguna vez me ha tocado atarme una buena piedra en el pie). Por eso intento cambiar el chip, que algo no funcione no tiene que ser un drama.

      Titulitis e influeceritis, jajaja no lo podías explicar mejor. Por un lado, creo que a veces nos sentimos con la necesidad de estar avalando nuestra posición todo el rato. Creo que internet lo hace todo más efímero, parece que te puedan olvidar en cualquier momento y necesitamos una y otra vez sacar pruebas de nuestra valía.

      Y el tener que llegar a un determinado punto para poder lanzar un determinado infoproducto estoy convencida que es miedo. “Cuando pase cual”, “cuando pase lo otro”. De hecho, a todas las personas que están pensando lanzar un blog o un producto yo les diría que nada de mañana, sino hoy. Hacer las cosas con amor y trabajar, todo llegará poco a poco.

      De nuevo tienes toda la razón, la clave de un producto debería estar ahí. Además de localizar la necesidad y crear algo bueno, debes responsabilizarte del soporte. Además, creo que es ahí donde se suele ver la calidad.

      Muchas, muchas gracias, la verdad es que todos vuestros comentarios han sido un subidón de motivación tremendo. Y sí, estoy decididda a crear un producto. Además, todos hablamos de marketing, conversiones, clientes… que mejor manera de aportar valor a los post que con la experiencia real de crear un producto de cero, distribuirlo, venderlo… : ) 🙂 La verdad es que me ilusiona mucho la idea (y darle a mi madre la copia de un minilibro que haya escrito yo, puede ser un regalo de Navidad anticipado 😏 )

      Muchas gracias por pasarte Bea. Eres toda una crack

      Un besote

      Cova

  • Jajajaja, me ha encantado Cova.
    Por esto mismo pasé hace ya tiempo (al final parece hay fases por las que pasar sí o sí…) y se trata de hacerlo ya. Así, sin más.
    Te puedes dar de bruces o no, pero ya sabrás lo que es y cómo hacerlo mejor las siguientes veces. Además el que te conoce ya sabe de lo que eres capaz, y el que no, flipará cuando lo vea 🙂
    ¡Así que ánimo con todo eso que te propongas!

    Un abrazo.

    • Hola Rubén!

      Mucha gracias por pasarte por aquí y comentar. Sí, desde luego, creo que es la gran conclusión de este post: hacer, hacer y hacer. Menos miedos. El camino se hace al andar, ¿no?

      Y acerca de darse de bruces, no queda más remedio. Pero es lo que comentaba en los otros comentarios, no hay que ser tan dramáticos con los fracasos. La clave está en la actitud y la constancia. Y currar, y currar y currar…. …. …y más currar y currar y currar jajajaa

      Jo, muchas gracias. Vender, no sé si venderé, pero la motivación me la habéis subido para unos cuantos años : )

      Un saludazo Rubén

      Cova

  • A buenas horas llego yo a comentar por aquí…
    ¡Gracias por la mención en el post Cova!
    Desde luego, la sensación que tengo al leer todos los comentarios es que tú estás creando una comunidad (¡y menuda comunidad!) de lectores que empatizan contigo. Desde mi punto de vista, esto es lo primordial para poder recibir feedback fiable de todo lo que hagas y no estar dando palos de ciego.
    Al leer todo lo que comentáis, una sale de este blog con ganas de hacer 4 índices y prepararse los timings para lanzar infoproductos como una descosida… Jajaja.
    Nada Cova, tenemos que coger el flotador y lanzarnos a la piscina, y hacernos muy amigas del amado Prueba-Error.

    Nos leemos!

    • Hola Lúa!!

      Que bien que hayas sacado un rato para pasarte por aquí (sé que estás hasta arriba de trabajo). La verdad es que dentro de la cantidad de ideas que tenía para el blog cuando arrancó, la que más clara tenía era la crear una comunidad, un equipo. Poco a poco los inquietos dominaremos el mundo jajajaja

      ¡A que sí! Yo una noche casi no duermo haciendo esquemas de varios infoproductos 😀 😀 La verdad es que los comentarios han sido la mejor medicina. Y sí, prueba-error y a probar todo lo que vayamos aprendiendo. Y a lanzarse (con flotador y casco)

      Un abrazo Lúa y gracias a ti por participar.

      Cova

  • ¡Hola Cova! Es que las gripes son tan malas cuando tienes un autoempleo… cómo te entiendo.

    La verdad es que yo soy de la opinión que “mejor hecho que perfecto” por que así cogerás experiencia, el próximo infoproducto que saques puede ser mejor, puedes tantear al publico que compra este primer infoproducto para saber cómo mejorarlo y ofrecerles todas las actualizaciones de forma gratuita, te sirve para crear comunidad y por supuesto te sirve para trabajar tu marca personal y posicionarte.

    Por experiencia propia te diré que el numero de visitas diarias o de seguidores que puedes necesitar para lanzar un infoproducto no tiene por que ser necesariamente alto, yo lancé mi primer curso con 80 suscriptores en mi newsletter. Pensé “si me compra uno será un milagro” y lo compraron 4, así que yo creo que se trata más de tener una comunidad fiel enganchada a lo que haces y dices.

    De todos modos te entiendo perfectamente los miedos por que creo que todos los hemos vivido y creo que como te han comentado por arriba, cada cuan necesita medir sus tiempo y trabajar sus ritmos 🙂

    ¡un abrazo y estaremos pendientes de esos infoproductos! 😉

    • Hola Estibaliz

      Desde esta gripe ya no perdono un desayuno sin zumo de naranja 😀 😀 Una de la cuestiones que me llamó más la atención en mi auto-reflexión fue el pensar que no me había dado cuenta de algo tan obvio: si no trabajas, no hay dinero. El autoempleo es una experiencia constante.

      Es una buena frase para resumirlo “mejor hecho que perfecto”. Es muy cierto y hay veces que nunca te va a convencer 100% el resultado. Oye, me ha convencido mucho esa idea de ofrecer las actualizaciones gratis a cambio del feedback. Al final, creo que por mucha empatía que le eches, nunca vas a ver tu producto como otra persona.

      Wow, 4. Me parece una proporción buenísima. Sí, ahí estoy de acuerdo contigo, es mejor la calidad que la cantidad. Tener suscriptores, por tenerlos, no tiene sentido. Nos obcecamos mucho con el número sin ver si esas personas están de forma real interesadas.

      Un saludazo Estibaliz y gracias por pasarte!!

      Cova

  • Hola Cova, como estás del virus?? mejor? ojalá que si. Aquí van mis respuestas…

    ¿Cómo lo harías tú: empezar solo con servicios e ir evolucionando a crear infoproductos… o empezar desde el principio con una estrategia en el que se incluyan los dos?

    Yo creo que se empieza por los servicios a la vez que generar contenidos – pero ya ir pensando en alternativas para generar dinero extra a futuro-. Esto permite estudiar a tus lectores/usuarios/clientes y luego comenzar vender infoproductos o lo que se te ocurra. Con el tiempo se va puliendo todo jeje.

    ¿Crees que hay que esperar a tener unas determinadas visitas o audiencia para poder lanzar infoproductos?

    No creo que haya que tener una audiencia determinada para lanzar infoproductos, llegado al punto donde ya sabes que hacer para generar algo extra, se supone que estudiaste a tu audiencia. Si encontraste tu nicho, no importa tener mil o cien mil – cuanto más mejor-, así que no hace falta tener una audiencia de tamaño exacto, por así decirlo.

    Puedes ir probando de lanzar varios mini e-books gratis por suscripción y ver cuál es mas descargado, así sabrás mejor a que nicho pegarle, :P.

    Slaudillos!!!!

    • Hola Adrián

      Muchas gracias por pasarte por el blog.

      Sí, al final yo creo que la evolución lógica es empezar por los servicios y luego, empezar poco a poco a generar infoproductos. El problema es cuando el 100% de tu tiempo lo inviertes en los servicios (esto creo que ocurre casi sin darte cuenta) y te equedas encerrado en un círculo vicioso.
      No te atreves a dejar aparcados ciertos trabajos porque ingresas menos, pero al mismo tiempo no dedicas tiempo a diversificsr ingresos 😁😁 La pescadilla que se muerde la cola.

      Sí, estoy de acuerdo con lo que dices de los suscriptores. Teniendo clara una necesidad de tu audiencia y creando un buen producto, habrá ventas.

      Un abrazo Adrián!!

      Cova